Diké es el término que usa Platón en la República cuando habla de la justicia. Se entiende que el hombre justo (dikaios) es aquel que se encarga de lo que le es propio encargarse y lo hace de la manera que le corresponde hacerlo, pues adapta su comportamiento al orden social y cumple por igual con sus obligaciones hacia los dioses y las demás personas.

En la mitología griega, Diké es la justicia. Hija de Zeus/Júpiter y Temis, tiene como hermanas a Irene (la paz) y Eunomía (la legalidad o el orden). Las tres, también conocidas como Las Horas, representan los valores que sustentan la convivencia y crean el bienestar entre los hombres. Se les reconoce como diosas del equilibrio y la armonía vitales, siendo las encargadas de abrir y cerrar las puertas del Olimpo, presidir las bodas de los dioses y las vidas de los hombres.

Diké es una implacable enemiga de la violencia. Como diosa de la justicia divina le corresponde examinar todas las sentencias de su padre Zeus, proteger las empresas nobles de los hombres y perseguir a los malos para imponerles castigo.

Se le representa empuñando una balanza, donde se pesan las acciones de los dioses y de los hombres. Cuenta el poeta Hesíodo, que Zeus sentaba a su diestra a Diké para que observara el comportamiento de los hombres. Ella encarnaba el derecho y el debido proceso ante todos los sujetos de una litis, pues el demandante exigía diké para que su pretensión sea atendida. El juez, por su parte, resolvía de acuerdo a la diké, mientras que el demandado recibía la acción de la diké al ser condenado o absuelto.

 



Pontificia Universidad Católica del Perú
Av Universitaria cdra. 18 San Miguel
Teléfono: (051) 6262000
Lima Perú